REIKI A EMBARAZADAS BEBES Y NIÑOS

Reiki a embarazadas

El Reiki está especialmente indicado para ayudar de forma muy sustancial a todas las mujeres embarazadas y por supuesto a sus bebés.

Que las mujeres embarazadas reciban Reiki suele ser una gran experiencia tanto para la madre como para el bebé. La gran cantidad de energía que se recibe en cada sesión ayuda a la madre a realizar todos los procesos físicos necesarios para el niño, disminuye el estrés de su situación, aportándole bienestar, paz y armonía, y encontrándose así la madre, pues lo mismo ocurre con el bebé, ya que vive, siente y percibe todo lo que la madre, y tienen una sensibilidad impresionante, por lo que no es extraño que se arrimen a la energía que emiten las manos de la persona que les facilita Reiki.


Los beneficios para la madre son: más energía para realizar sus procesos físicos y bioquímicos, más vitalidad para realizar sus tareas diarias, mayor bienestar, más armonía y una gran relajación.
Los beneficios para el bebé también son muy importantes, ya el hecho de que la madre esté bien y sobrada de recursos y de energía, supone un importante cambio para el bebé, que se va a sentir más tranquilo, más seguro, más confiado, más feliz. Va a tener más vitalidad, con lo que el niño se va a desarrollar más fácilmente, con muchísima más energía propia, y con mayores capacidades psíquicas, intuitivas y de percepción.
 Reiki en bebés y niños
El beneficio de Reiki en los niños comienza ya en el vientre materno. Favorece su energía luminosa, los nutre, los protege y sobre todo, les permite una comunicación fluida y constante con su madre.

Gracias a su inocencia, los niños están libres de los prejuicios que tanto atan a la mayoría de los adultos. De este modo la energía Reiki fluye hacia ellos sin impedimentos, naturalmente, sin los bloqueos causados por temores o convicciones rígidas de cualquier tipo.

Muchos padres recurren a un tratamiento de Reiki para sus hijos cuando tienen problemas de hiperactividad, timidez, pesadillas, insomnio, depresión ó porque han atravesado por situaciones familiares que les producen angustia, como la separación de sus padres, por ejemplo.



Reiki también ayuda a los niños que son muy tranquilos a ser más receptivos, puesto que esta energía agudiza los sentidos y logra que la persona tenga una percepción distinta de la vida. Además, es muy útil para los pequeños que tienen dificultades para concentrarse. 





Cuando se trata de bebés o de niños de corta edad es necesario adaptar las sesiones de acuerdo a su capacidad para quedarse quietos mientras se les imponen las manos. Es mejor que estén dormidos, para que estén más relajados.

En el caso de los bebés notarán mucha mejoría los que sufran cólico del lactante, inicio de dentición, otitis, trastornos de sueño, etc.

Siempre hay un antes y un después de un tratamiento de Reiki...

Puedes solicitar hora al
619.17.68.51

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es Bienvenida tu opinion... y gracias por estar ahi.