CONSECUENCIAS DE VIVIR CON ESTRES

Hay dos tipos de estrés: físico y mental. Si no aprendemos a evitar el estrés físico (por ej. cuando nos ponemos en peligro de accidentes o escalofríos severos), tarde o temprano no sobreviviremos. Porque estamos llevandonos al límite.

Sin embargo, el estrés mental es a menudo imposible de evitar en nuestro mundo complejo, donde nos enfrentamos a la pérdida de empleo, divorcio o problemas familiares graves. Las consecuencias del estrés, puede tener graves repercusiones en nuestra salud.


Presión arterial alta: El estrés contribuye a la presión arterial más alta y es la única causa del 40% de los casos de hipertensión.

El colesterol elevado y lípidos en sangre: Esto ocurre con mayor frecuencia en personas que tienen que lidiar con el estrés regularmente, y aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.

Diabetes del adulto o azúcar alta: Esto aparece con frecuencia alrededor de los 40 años, a veces como una respuesta tardía, incluso después de que la causa haya desaparecido.

Obesidad: Muchas personas comen como un escape para el estrés. Son muy pocas las personas  que bajo estrés, van a perder peso por no comer.

Poco ejercicio: La gente rara vez hace lo que mejor va para el estrés: ejercicio. Por el contrario, suelen aletargarse, como si estuvieran esperando que algo bueno suceda, haciendo nada...

Enfermedades inflamatorias: Dolores de cabeza frecuentes son comunes entre las personas con artritis, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable, colitis e incluso el lupus o esclerosis múltiple. Rara vez se encuentran personas con estas enfermedades que no digan que el estrés fué un factor determinante.


Bajas defensas: El estrés por lo general significa una mayor vulnerabilidad a los virus comunes que causan los resfriados y la gripe. Esto se debe a que el estrés hace que bajen algunas proteínas de la sangre.

Enfermedades graves: Las personas bajo estrés que contraen una enfermedad grave - cáncer, problemas renales o estomacales, por nombrar sólo algunos - por lo general no se recuperan o responden tan bien al tratamiento, en comparación con aquellos que están relativamente sin estrés.

¿Hay alguna respuesta  o solución?


Hay una única respuesta para el estrés externo: "Evitarlo en todas sus formas." En realidad, esto es prácticamente imposibe. Así que la mejor respuesta es la segunda opción: "sácalo..., déjalo fluir."


Hay dos buenas maneras de disipar el estrés:
- Conseguir estados de calma y relajación: el Reiki, el Yoga, el Tai Chi, la Meditación, la Respiración consciente, son excelentes instrumentos para lograrlo.


- El ejercicio. Alivia la tensión, quema la grasa y el azúcar en sangre adicional, proporciona una salida para la presión arterial elevada y quemaduras de adrenalina que provoca una mayor tasa metabólica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es Bienvenida tu opinion... y gracias por estar ahi.