MINUTO 44:44

- Hoola, …, ¿Tienes ganas de llorar?

- No.

- No te desanimes. Yo siempre estoy contigo.

- ¿Quién eres?

- El que pediste.



- ¿La Fuente?


  (asiente)


- Entonces, sí tengo ganas de llorar.



  (sollozos)



- Sí, muchos nervios ahí dentro. … no estás cayendo, estás volando, y da vértigo, y dan retortijones de pancha, y mareos, y subidas y bajadas. No estás abandonado. No estás caído ni destrozado, ni hundido. Y vengo hoy para recordarte que eres uno de mis seres preferidos al que amo tanto, al que permito que a veces se haga daño. Puedes venir a mi siempre. En mi encontrarás la luz y la fuerza para tirar adelante. ¿Asusta la carencia? Dime ¿Asusta la carencia?


- Sí.

- Pues yo te doy abundancia, te la di desde le primer día. Pero crees que no la mereces. Crees que no eres buena persona. Yo ante eso no puedo hacer nada, porque tú eres mi premio, tú eres mi amor y si tú no te mereces no me verás. Sigues juzgándote por lo que tienes y por lo que dejas de tener, por lo que te gustaría y lo que no te gustaría. Y yo sólo veo un montón de luz dentro de tu corazón que sólo quiere dar y dar y dar, quieres dar regalos, quieres darle una buena vida a …, quieres darle dinero a ..., que no se preocupe en vez de que sea ella la que te lo de, …, la abundancia viene de muchas partes, ahora … está dando un tipo de energía que tú le diste en un principio a ella, tienes que aceptar las energías de regreso. No estás abandonado, ni estás solo. Y mucho menos estás pobre. Ven aquí …



(sollozos)



- Todo pasará. No te asustes porque estás en buenas manos y bien guiado. Y nunca nada te ha de faltar, ni siquiera el aliento de vida, la pasión por la vida. Vuelve a creer en ti, pequeño. Vuelve a sentir que eres libre, que tienes pasión. Vuelve a desear cosas, porque ya todo el reino te lo mereces. No eres un niño perdido en la selva. Eres un auténtico ser de luz caminando erguido por la tierra, como tú así lo quisiste. Y no necesitas de nadie para conseguirlo, absolutamente de nadie, sino de la pasión y la fuerza que reside dentro de ti. Es la luz de tus ojos que descubre nuevos caminos. Quiero que mires en tu interior y descubras ese tesoro que hay dentro de ti, y que lo hagas realidad. Dentro de tres día y tres noches todo habrá cambiado, aunque no me creas. Sólo confía en ti.


(silencio)



- ¿Estás mejor?


- Sí.



- Yo te bendeciré siempre, en cada paso en tu camino, mientras lo hagas todo desde el corazón. ¿Sabes que hablo desde el corazón cuando digo que dentro de tres noches tendrás la solución? ¿De acuerdo? Hasta siempre.

3 comentarios:

  1. Siempre que abro esta página, consigo las palabras exactas que necesito, es como si el estuviera respondiendo en persona. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Si... lo es, experimente la misma sensación cuando lo lei por primera vez. Y me alegra enormemente que llegue a ti la amorosa vibración que deposito en cada una de las entradas de este espacio.
    Sé Felíz y relájate, está todo bien :)
    Un abrazo,
    Mónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me siento identificado con el texto mónica!
      El puzzle cada día encaja mejor.

      Eliminar

Es Bienvenida tu opinion... y gracias por estar ahi.