RESPIRACION PRANAYAMA


Al conocimiento y control del prana manifestado en un individuo se le llama pranayama, es una técnica o práctica que nos enseña a conocer nuestra respiración...




La respiración es la única función fisiológica que, además de ser involuntaria o mecánica (es una actividad refleja), también puede ser controlada conscientemente. En la práctica este control se denomina 
Pranayama.



Con el paso del tiempo y por falta de conciencia sobre la necesidad del respirar correctamente, perdemos la capacidad natural de respirar con la que nacemos, y sólo utilizamos una pequeña parte de nuestro potencial. Esa capacidad la perdemos por varios motivos:

  • estrés
  • ansiedad
  • miedo
  • autoexigencia

Una respiración deficiente o superficial también deteriora el organismo. Del 
mismo modo que nuestro ánimo y nuestros procesos mentales o psicológicos 
influyen en nuestro modo de respirar, la respiración influye en nuestro modo de 
estar en el mundo. 



La respiración es un puente entre lo físico, lo emocional y lo mental. Cuando 
se respira de forma profunda y completa, se puede conseguir un estado de gran 
relajación: 

-se elimina la tensión muscular 

-se aporta una mayor cantidad de oxígeno a la sangre y a los órganos 

-la mente se vuelve más clara y despejada 


Los procesos físicos, mentales y emocionales están imbricados con la 
respiración. Es imposible disociarlos, pero sí es posible aprender a controlar 
la respiración para controlar nuestra salud. 



TECNICAS DE RESPIRACION DE KUNDALINI YOGA



Para aquellos que han estado haciendo estas formas de respiración desde hace mucho tiempo, la respiración es tan fácil y natural que a menos que uno también esté dando clases le podría costar darse cuenta de cuál puede ser la dificultad.

Bastante a menudo los estudiantes llenarán el área inferior de sus pulmones con aire, después, cuando intentan llenar el pecho, movilizan el aire del abdomen al área del pecho, a medida que alzan las costillas. Se olvidan de usar la presión inferior del aire para seguir llenando los pulmones, y en vez de eso tan sólo llevan la presión hacia arriba, haciendo que la respiración completa se convierta en una de pecho en vez de una completa de diafragma. 

La atención consciente al diafragma no es tan aparante a todo el mundo así que debe prestársele atención y ayudar a hacerse más consciente a la sensación del uso del diafragma, hasta que se sienta el ritmo natural de ésta y el natural flujo de prana se haga cargo de la respiración.

Respiración profunda y prolongada y Respiración de Fuego 


La respiración profunda y prolongada se suele enseñar primero porque ayuda a que uno se haga consciente de la plena distención y contracción del diafragma, lo cual contribuye a que la Respiración de Fuego se logre forma más natural.

Sentándose en la postura sencilla, (o incluso acostado en el suelo), para hacer la respiración profunda y prolongada uno primero llenará la cavidad abdominal inhalando el aire hacia abajo, y después presionando el aire de forma consciente hacia las áreas inferiores. El arquearse ligeramente hacia delante apoyando las palmas en las rodillas, después estirando los brazos y presionando las palmas en las rodillas hacia el inferior del cuerpo, hará que la cavidad del pecho se abra, para que así no sólo puedas mantener la presión en la parte inferior de los pulmones sino que también puedas sentir los pulmones y el pecho llenándose y, finalmente, por la ligera inclinación hacia delante de la columna la parte superior de los pulmones también se llenarán, todo esto sin la necesidad de abrir las costillas o levantar los hombros.

Una vez que los pulmones se han llenado de esta forma, manten el aire ligeramente durante un momento y presiona los hombros hacia detrás y expande el pecho hacia delante para poder sentir la longitud completa y la presión en el diafragma pueda ser sentida.



Después contrae el diafragma entero partiendo desde la parte superior del pecho al abdomen, para que de esta manera se expulse el aire.

Respirando de esta manera varias veces a través de las fosas nasales, el flujo de la energía de conciencia (la sensación de prana) a través del diafragma puede ser sentida desde el presionar hacia abajo y la distensión del aire hacia las regiones inferiores de los pulmones, donde circula la mayoría de la sangre. y después llenando hacia arriba en las áreas del pecho desde atrás hacia delante y hacia la parte superior de los pulmones. 

La presión en los pulmones en todas sus áreas también genera energía en todas las terminaciones nerviosas, afectando al cuerpo entero tanto por la respiración como por la presión en los nervios. 

Una vez que la Respiración Profunda y Prolongada es hecha de la forma aquí descrita, la concentración en los músculos del abdomen, pecho y áreas de los hombros en estar involucrada en la respiración empieza a disminuir, a medida que se empieza a sentir el natural movimiento del diafragma.

Respiración de fuego (Agni-Prasana)
Una respiración vigorizante y purificadora, realizada a través de contracciones abdominales

Una vez que hemos podido sentir el diafragma durante la Respiración Profunda y Prolongada hay varias formas de empezar la práctica de la Respiración de Fuego, durante la cual el aire es inhalado y bombeado hacia fuera de forma muy rítmica, como si se usara un fuelle, sin sentir ningún tipo de tensión en los músculos del abdomen, pecho, caja torácica o en los hombros, los cuales permanecen relajados durante toda la respiración, hasta parecer que puedes continuar el ritmo de la respiración indefinidamente con poco esfuerzo.

Una de las formas de empezar a hacer la Respiración de Fuego, que fue como yo lo aprendí hace 30 años, es el empezar con una Respiración Profunda y Prolongada, y cuando los pulmones se han expandido completamente como descrito antes, inmediatamente forzar el aire a salir, y en cuanto hayamos expulsado casi todo el aire, volvemos en expandir el aire de vuelta hacia dentro, arqueando cada vez la columna hacia delante y presionando ligeramente las palmas contra las rodillas para poder sentir el diafragma llenar los pulmones de atrás hacia delante completamente, y después contraerse de nuevo.

Con cada respiración uno expande y contrae un poquito más rápido, hasta que sin expandir y contraer completamente, sentimos un ritmo, y permitimos que el ritmo asuma el control.

Podríamos compararlo a una vieja locomotora, donde las ruedas lentamente se mueven hasta que se va aumentando el nivel de vapor y velocidad, y después la locomotora se mueve hacia delante casi sin esfuerzo, con cada respiración sonando como la locomotora marchando.

La otra manera de sintonizar con el ritmo de la Respiración de Fuego puede ser al comenzar de forma inmediata con una respiración rítmica y potente, simplemente visualizando el parecido del diafragma a un fuelle.

De cualquiera de las formas, llegado a este punto puedes hacer la Respiración de Fuego o muy potente o muy ligera.

La Respiración de Fuego no es lo mismo que Bastrika, la cual es una forma de respiración rápida, ligera y rítmica, normalmente enseñada como uno de los pranayamas del hatha yoga. 

Tampoco la Respiración de Fuego es lo mismo que Kabalabati, la cual es una forma de respiración potente, que hace uso de la contracción del abdomen y la caja torácica (haciendo la llave de raíz con cada expiración), donde el sencillo hecho de relajar la caja torácica lleva el aire de vuelta a los pulmones, sin inhalar, y fuerzas el aire a salir de nuevo (también de forma rítmica).

El Kabalabati es muy potente y beneficioso, y aunque se usa en muchas Kriyas de Kundalini Yoga, no es lo mismo que la Respiración de Fuego.



La Respiración de Fuego vitaliza completamente el sistema nervioso, causando la secreción de la glándulas purificando así la sangre. Cuando se realiza en ciertas posturas y con ciertos movimientos, los cuales se hacen para contraer (contraer hacia dentro) o expandir (relajar) presión en los plexos nerviosos y centros glandulares, esas áreas se vitalizan y llenan de energía.

A medida que esas áreas se vitalizan, los fluidos sexuales (seminales) son liberados a la corriente sanguínea y fluyen a aquellas áreas afectadas, para que así esas áreas se mantengan con esa vitalidad y la presión pránica se eleva en el cuerpo convirtiendo Bindu (energía Rajas y Tamas) a Ojas (energía Satva), la cual llenará y penetrará todo el cuerpo y mente.

Poco a poco, a lo largo de un periodo de tan sólo varias semanas de series y kriyas combinando postura, movimiento, respiración, sonido y llaves corporales, el cuerpo entero comenzará a sentirse energéticamente eléctrico y etéreo, a medida que el campo se equilibra con una fuerza interna parecida a la de un dinamo.

A medida que esta fuerza crece y se polariza, la mente se vuelve muy tranquila, muy clara y nítida, y se siente una radiación alrededor del cuerpo y de la cabeza.

La sensación de la necesidad estresante de pensar y actuar y de ser el "hacedor" empieza a disminuir, a medida que la mente se vuelve más receptiva y abierta para poder darse cuenta de que parece haber una conexión casi automática entre nuestros objetivos y los eventos y experiencias que vienen a satisfacerlos. La sensación de una Unidad natural siempre presente empieza a emerger como una realidad más clara y siempre existente.

Poco a poco, la tendencia hacia el exterior de la mente hacia lo físico y lo mental empiezan a desvanecerse, y uno reside en su presencia sátvica - espaciosa, impregnante, sin la sensación de "yo" o de lo "mío" - el Corazón Auto-Emergente, donde "YO SOY" es la única Verdad.

La práctica del Kundalini Yoga realizada con la atención natural y el ritmo del diafragma en la Respiración Profunda y Prolongada y la Respiración de Fuego permite que las posturas y las kriyas tengan el efecto mayor y más completo para llevar el campo sátvico al punto donde el Ser se recolecta a Sí mismo y reside sin atención en el Nombre Verdadero de uno - Sat Nam.

Practica estas respiraciones y observa sus efectos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es Bienvenida tu opinion... y gracias por estar ahi.