RELACION ENTRE EL DOLOR FISICO Y TUS EMOCIONES



¿Alguna vez te has puesto a pensar la relación que existe entre tus emociones y el dolor físico?

Nuestro cuerpo es una expresión gráfica de nuestro estado físico, emocional y mental. Revela las experiencias pasadas, presentes así como sentimientos no expresados​​.

Existe una relación muy importante entre músculo – emoción. Imagina las emociones, todas las que sientes (rabia, dolor, alegría, ansiedad, calma…) como un carro, y como todo carro tienen un motor. Al sentir una emoción ya sea positiva o negativa enciendes ese motor. Incluso cuando tratas de reprimir u ocultar esas emociones, no hay nada que hacer el motor se puso a andar y habrá una activación muscular-micro momentánea.

¿Nunca han sentido como se tensa su cuerpo involuntariamente cuando están muy molestas o por el contrario se relaja cuando estás feliz? Pasa porque en nuestro cerebro la corteza cingulada anterior (la parte que se encarga de procesar las emociones) se encuentra justo al lado del área premotora (la parte responsable del control y ejecución de las funciones motoras voluntarias). Estas dos partes de nuestro cerebro se conectan y ocurre un proceso de expresión emocional en el cuerpo.

Todas las emociones tienen un motor. Incluso si tratamos de ocultar nuestros sentimientos, habrá activación muscular-micro momentánea. La corteza cingulada anterior se encuentra justo al lado del área premotora, que se inicia el proceso de formación de una expresión emocional en el cuerpo. El área premotora se conecta a la corteza motora por encima de ella, y luego de vuelta a los músculos específicos de expresión.

Aquí quiero hacer un inciso, porque siempre se está hablando de “mente sobre materia” y yo me opongo a ese concepto separatista. Ya lo he dicho y lo repito, somos mente y somos cuerpo, no somos uno sobre el otro. Si bien debemos trascender de la experiencia física lo cierto es que decidimos materializarnos en un cuerpo. La relación entre las emociones y el dolor físico es un ejemplo más de como el cuerpo es una extensión de nuestra alma.
¿Entonces que pasa cuándo se se expresan o liberan correctamente las emociones?

No sé si han dando cuenta, pero LIBERAR es una palabra clave en la experiencia humana. El cuerpo está diseñado para liberar, a través del sudor, orina, lágrimas, mucosas… Nuestro cuerpo constantemente está expresándose y liberando lo que no necesita. En la medicina alternativa la causa de todas las enfermedades responde a la acumulación de toxinas en el cuerpo (porque saturamos nuestra capacidad de limpiarnos).

Sin embargo, no es tarea del cuerpo liberar nuestras emociones y cuando no lo hacemos estas pueden ser tan tóxicas como una coca-cola. El dilema moderno está en que no nos enseñaron cómo lidiar con nuestras emociones, por el contrario, nos enseñaron a reprimirlas.

Cuando la emoción no se expresa correctamente, esta migra a áreas específicas del cuerpo. Esa energía emocional bloqueada se manifiesta en forma de dolor.

Si estamos experimentando dolor específico y vamos al médico nos darán la explicación científica de ese dolor. Es cierto que muchos de esos dolores son el resultado de algo que hicimos físicamente o de algo que comimos etc. Pero muchas veces responde a nuestro estado de ánimo y nuestras emociones.

Somos energía y esto va más allá de un concepto de espiritualidad y new age. En nuestro cuerpo hay un flujo eléctrico que viaja a través de nuestros puntos meridianos, para estar sanos física y emocionalmente ese flujo energético debe recorrer libremente todo nuestro cuerpo.

Las emociones atrapadas o atascadas son, literalmente, bolas de energía, que vibran a diferentes frecuencias dependiendo la emoción, por ejemplo, la ira es una vibración diferente a la tristeza o inseguridad. Esos atascamientos impiden que nuestra energía fluya. Si no podemos liberar esa energía/emoción creamos desbalance ahí es cuando se producen los dolores

Heidi Dupree dice que “la aparición repentina de dolor y presión no son indicativos de una lesión, sino de la presencia de emociones reprimidas”. La próxima vez que estés experimentando un dolor y no hayas sufrido algún golpe, piensa que sentimientos has estado reprimiendo.

Las emociones activan diferentes zonas del cuerpo, por ejemplo, un estudio reveló que las personas en relaciones inestables son más propensas a sufrir de problemas cardiovasculares que aquellas personas en relaciones estables. El mismo estudio también señaló que las personas que han sido heridas sentimentalmente con frecuencia, tienden a estar encorvados, lo cual es una postura muscular para proteger el corazón.

El dolor y las enfermedades son siempre señales que nos da nuestro cuerpo, muchas una gripe es la manera que tiene nuestro cuerpo para decirnos: ¡hey bájales dos! Esos dolorcitos que estás sintiendo son también señales que te da cuerpo para decirte: ¡hey aún no has sanado esa herida emocional!”. Lee la infografía y ve qué áreas del cuerpo se asocian a cuales emociones, recuerda también que quizás ese dolor repentino en el cuello puede no tener un causa emocional oculta, quizás simplemente necesitas cambiar de almohada.

Lo importante aquí es que siempre escuches a tu cuerpo. Toma un momento para estar presente, así entenderás que te está queriendo decir y podrás comprender la relación entre las emociones y el dolor físico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es Bienvenida tu opinion... y gracias por estar ahi.