QUE SON Y COMO ESTIMULAR LAS ENDORFINAS

¿Qué son las endorfinas?



Una de las hormonas que generalmente se asocian con estados de ánimo positivos son las endorfinas. Cuando tu nivel de endorfina es alto, solemos vivir la vida con plenitud. Pero sabes tú ¿que son las endorfinas?

Las endorfinas son neurotransmisores opiáceos.

La relación entre las endorfinas y el "buen rollo" que provocan se debe a que las endorfinas son neurotransmisores opiáceos. Su efecto es similar al del opio, la droga que se puede obtener a partir de la amapola, y también relacionada con la morfina y la heroína. Estos neurotransmisores se generan cuando practicamos sexo, realizamos ejercicio, comemos chocolate o comida picante.


El descubrimiento de las endorfinas se produjo en los años '70, cuando los científicos estaban estudiando el mecanismo por el que actuaban algunas drogas. Se comprobó que estas sustancias actuaban sobre receptores específicos situados en el cerebro y en la médula espinal, inhibiendo la sensación de dolor. Entonces los investigadores se plantearon por qué existían estos receptores, lo que les llevó a descubrir que el cuerpo generaba narcóticos de manera natural, las endorfinas.


Las endorfinas y las emociones

La función básica de las endorfinas es recompensarnos con una sensación placentera cuando hacemos algo conveniente para nuestro organismo, como por ejemplo practicar sexo, hacer ejercicio o incluso al estar acompañado, motivándonos para seguir buscando esa sensación mediante la práctica de estas actividades beneficiosas.

La actividad de las endorfinas está relacionada con el sistema límbico del cerebro, al que pertenece el hipotálamo, y que contiene los receptores específicos con los que interactúan. Aunque en ocasiones se pueden experimentar desórdenes relacionados con un niveles no adecuados de estas hormonas. Estas irregularidades pueden producir enfermedades mentales como un desorden obsesivo-compulsivo. Por ejemplo, cuando decides lavarte las manos lo harás hasta que el nivel adecuado de endorfinas te indique que has realizado la tarea de manera satisfactoria. Si experimentas un desorden y no alcanzas el nivel adecuado de esta hormona, seguirás lavándote las manos de una manera que se podría considerar obsesiva.

Las alteraciones en la producción endorfinas o malfuncionamiento del hipotálamo también se creen relacionados con estados depresivos, cambios bruscos en los estados de ánimo y ansiedad.


Las endorfinas no enganchan

A diferencia de sus primos opiáceos, las endorfinas no producen ningún tipo de adicción, esto hace que aquellas personas que consiguen liberar de manera habitual este neurotransmisor, consigan un estado de bienestar sin ningún tipo de consecuencias negativas. La panacea, vamos.

Además esta sustancia se relaciona con el efecto placebo, pudiendo ser la responsable de la sensación de bienestar que experimentan algunas personas cuando consumen píldoras recetadas por su médico que en realidad no tienen ningún principio activo, o recurren a medicinas alternativas sin efectos científicamente demostrables, más altamente efectivas.

Hay muchos mecanismos para conseguir aumentar los niveles de endorfinas, practicar ejercicio, consumir pequeñas cantidades de alcohol (cantidades excesivas pueden provocar el efecto opuesto), la luz ultravioleta o la comida picante son algunos de los métodos conocidos. Pero la manera más rápida de conseguir un chute de endorfinas es mediantes situaciones de estrés o dolor.


Por eso, si alguna vez decides caminar sobre unas brasas ardientes, como es tradición en algunas zonas, las sensaciones que experimentarás al superar la prueba serán agradables, ya que has sometido a tu cuerpo a dos de los factores más efectivos a la hora de liberar esta sustancia: estrés y dolor. La búsqueda de esta sensación también podría estar relacionada con conductas autolesivas, en las que se busca la sensación de placer produciendo un daño controlado.

Como estimular las endorfinas?

Como ya dijimos, las endorfinas son neurotransmisores producidos por la glándula pituitaria (sistema nervioso central) de forma natural. Son las encargadas de producir sensaciones de bienestar, ya que combaten el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas. No sólo son neurotransmisores que nos provocan felicidad, sino que también podemos estimular las endorfinas. A continuación veras 5 maneras sencillas y prácticas de estimular las endorfinas, estas pueden ser a través del ejercicio físico, la estimulación de las caricias, la risa y el contacto con la naturaleza, entre otras maneras.




El ejercicio físico

La mejora del estado de ánimo y por lo tanto de la autoestima, es un beneficio psicológico clave de la actividad física regular. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo libera sustancias químicas llamadas endorfinas. Estas endorfinas interactúan con los receptores en el cerebro que reducen su percepción del dolor.

Las endorfinas también provocan una sensación positiva en el cuerpo, similar a la de la morfina. Por ejemplo, la sensación de que sigue una carrera o entrenamiento es a menudo descrito como “eufórico”. Ese sentimiento, conocido como “subidón de corredor”, puede ir acompañado de una actitud positiva y energizante en la vida.

Las endorfinas actúan como analgésicos, lo que significa que disminuyen la percepción del dolor. También actúan como sedantes. Se fabrican en el cerebro, la médula espinal, y muchas otras partes de su cuerpo y se liberan en respuesta a sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores. Los neuroreceptores a los que las endorfinas se unen, son los mismos que se unen algunos medicamentos para el dolor. Sin embargo, a diferencia de la morfina, la activación de estos receptores por endorfinas del cuerpo no conduce a la adicción o dependencia.

El ejercicio regular ha demostrado:
  • Reducir el estrés
  • Proteger de la ansiedad y sentimientos de depresión
  • Aumentar la autoestima
  • Mejorar el sueño

El ejercicio también tiene estos beneficios adicionales para la salud:
  • Fortalece tu corazón
  • Aumenta los niveles de energía
  • Disminuye la presión arterial
  • Mejora el tono muscular y la fuerza
  • Consolida y fortalece los huesos
  • Ayuda a reducir la grasa corporal
  • Te hace parecer en forma y saludable
Las caricias

Besos y abrazos estimulan la descarga de endorfinas, además de feromonas, hormonas que aumentan el atractivo de la persona y cautivan a la pareja. La combinación de estas dos hormonas produce una situación de intenso placer, durante y después de la relación íntima.

Aquí está cómo un buen abrazo, resultando en un buen flujo de endorfinas, afecta:
  • Se reduce la presión arterial, especialmente de ayuda si te sientes ansioso.
  • Se reduce el cortisol (la hormona del estrés), lo que permite una mayor calidad de sueño.
  • Puedes aumentar tus conexiones sociales y un sentido de pertenencia.

Debido a estos resultados, no es sorpresa que los estudios también han demostrado que las parejas que abrazan más tienen más probabilidades de permanecer juntos. Algunos informes han incluso mostrado cómo los abrazos pueden reducir el dolor. Sólo hay una cuestión: tiene que ser un buen abrazo, lo que significa, que tiene que durar por lo menos 20 segundos.

La risa

La risa se promueve regularmente como fuente de salud y bienestar, pero ha sido difícil de precisar exactamente por qué la risa hasta que duele se siente tan bien. La respuesta, informa Robin Dunbar, un psicólogo evolucionista de Oxford, no es el placer intelectual del humor cerebral, pero el acto físico de la risa. Los esfuerzos musculares simples involucrados en la producción del conocido, “ja, ja”, dijo, provocan un aumento de endorfinas, sustancias químicas del cerebro conocidas por su efecto de bienestar. Basta con esbozar una sonrisa para que nuestro cuerpo comience a segregar endorfinas especialmente encefalinas.

El contacto con la naturaleza

Nos llena de energía y buen humor. La atmósfera que se respira en la naturaleza, ya sea en el campo o la playa cargada de iones negativos estimula las hormonas de la felicidad. Un paseo armonioso, en donde se respira aire puro tranquilamente, sin agitación, provoca una disminución de pensamientos de preocupación que pesan a la persona. En un estado más tranquilo se genera bienestar y eso trae consigo la segregción de las endorfinas.
Masajes, meditación y yoga

Las endorfinas se segregan con mayor facilidad y en mayor cantidad cuando nuestra mente está relajada. Es muy recomendable practicar relajación por medio de prácticas como la meditación, yoga y tai-chi. El masaje provoca grandes descargas de bienestar, ya que las terminaciones nerviosas trasmiten el roce de las manos sobre la piel hasta el cerebro activando la secreción de hormonas de la felicidad.

La música melódica y los mantras

Todos disfrutamos escuchar música, pero si es sólo escucharla de fondo, los expertos dicen que no va a funcionar en el cuerpo y mente. Para verdaderamente experimentar la música tienes que escucharla activamente no pasivamente.

“Si escuchas música activamente, ésta canaliza y entrena ciertas acciones en el cerebro, que creo que son beneficiosas”, dijo el doctor Crookes, cirujano bariátrico y músico.

Estudios muestran que la música puede ayudar a las personas que se recuperen de dolor y reduce la necesidad de medicamentos después de la operación. Otro estudio revela que la música puede reducir la ansiedad de los pacientes antes de la cirugía. Los pacientes dicen que la capacidad de la música para alterar su estado de ánimo puede ser muy beneficioso.

La música provoca una importante liberación de endorfinas, consiguiendo una disminución de la frecuencia cardiaca y respiratoria así como una importante relajación muscular.

Fuente: Una Vida Lúcida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es Bienvenida tu opinion... y gracias por estar ahi.