SOMOS SERES ESPIRITUALES TAMBIEN



"Somos Seres Espirituales, TAMBIEN", lo dice todo, o casi todo. Durante las ultimas décadas, el Ser Humano ha hecho una retirada de la religión. Y por lo tanto, también lo ha hecho de su Fe, de sus creencias espirituales, de Dios, en gran medida. Ha dejado de comunicarse, de hablar, de agradecer, de pedir lo que necesita, a esa fuente de energía Superior de Luz y de Amor a la que llamamos Dios, Universo o La Fuente.

Para mi asombro, es frecuente que ante la pregunta: ¿en que crees? o ¿donde está puesta tu Fé?, respondan, "Yo no creo en Dios, pero creo en ALGO"... Esto me ha dado bastante que pensar, porque no tengo idea de cual es la definición o concepto de Dios que cada persona tiene. Suelo bromear diciendo, que "Si creen que Dios es Morgan Freeman, es normal que no crean en El", jaja. 

Dios, El Universo, La Fuente, El Creador de todo lo que Es, El Padre, entre otras; son distintas formas de referirnos a lo mismo, a esa misma Energía Creadora que es LUZ y AMOR inmenso e incondicional. Y no implica, necesariamente, profesar alguna religión.

"Somo Seres Espirituales", y ese espíritu al cual se refiere la frase está en nuestro interior. Justo dentro de nuestro corazón, en medio de nuestro pecho. Es una porción de la LUZ y AMOR DIVINO, experimentando a través y junto a nosotros este plano de existencia en la materia. Es un trabajo de equipo. 


Somos Co-Creadores con El Universo

Nuestra alma, nuestro espíritu, evoluciona a través de los aprendizajes que realizamos a lo largo de nuestra vida. Corregiría y diría a través de nuestras vidas. Haciendo alusión a nuestras vidas pasadas, presentes y futuras. Entiendo y comprendo que "el tiempo no existe", tal y como nosotros lo conocemos. Es una creación humana, para situarnos. Pero fuera de este plano (la materia) el tiempo es siempre AHORA, todo está ocurriendo en un mismo momento. Por ello la física cuántica y la sanación cuántica, que -entre otros conceptos- abraza esta premisa, aborda los aspectos a ser trabajados desde el origen, desde la causa, sin importar cuando haya sido.

Volviendo al tema (es fácil ir a otros temas, porque están íntimamente relacionados...), El Universo está en contacto permanente con nosotros, a través de nuestra alma o espíritu. Más no siempre Nosotros, lo estamos con El.  Frecuentemente, nuestras propias creencias, limitan, bloquean e impiden que seamos conscientes de esta comunión. Por tanto, terminamos por no crear aquello que queremos, o manifestando en nuestra realidad justo lo que no. Nos hemos dejado conquistar por nuestros pensamientos y emociones negativas (miedo), la mente lideró según las programaciones mentales que hemos aprendido o nos han inculcado desde pequeños. 

Al producirse una identificación con nuestra mente, le hemos delegado todo nuestro poder, y hemos olvidado nuestra capacidad de co-crear junto al Universo. Y dejamos de escuchar nuestra voz interior, nuestra sabiduría innata, comenzamos a sentirnos "solos", "vacíos", preocupados, tensos, nerviosos y ansiosos, como en una incesante búsqueda de no sabemos bien, qué...

La mente, es una parte importante de "nuestro equipo" para esta vida, nuestro "life team". Es la encargada de dar forma al personaje que hemos creado para transitar esta experiencia llamada vida. Más, es tan importante como lo es nuestro cuerpo físico, nuestro cuerpo emocional (lo que sentimos), nuestro cuerpo astral (cuerpo que se activa principalmente cuando dormimos), nuestro cuerpo espiritual y energético, entre otros (estos son los más conocidos). Pero, observa lo siguiente:


Cuando tu has de tocar una parte de tu cuerpo para decir YO, que parte tocas?... 


Tocas el centro de tu pecho. Usas tu sabiduría innata, porque aunque no eres consciente de ello, sabes que Tu, estas allí, en tu corazón. Ese es el hogar de tu alma, tu esencia, tu espíritu. Inmortal y eterno.



Por tanto, la invitación, es a atender todas las partes de nuestro Ser, y buscar el equilibrio entre lo que creemos Ser (el personaje elegido y creado para esta vida), entre quien realmente Somos y quien hemos venido a Ser y por tanto a experimentar y aprender (empoderados, con consciencia sobre nuestros potenciales). Conscientes de nuestra unicidad (individualidad, Ego, personaje), y a la vez de nuestra unión con el Todo (el Universo, Dios) y con todos (todo lo que le rodea, ya sean otras personas, animales, objetos, alimentos, lugares,etc...) 

Todos Somos Uno.

Por Mónica Damboriano






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es Bienvenida tu opinion... y gracias por estar ahi.