CURSO: ELEVA TU VIBRACION CON LAS FLORES DE SAINT GERMAIN


****CONSULTA LA OPCION DEL CURSO A DISTANCIA****





Este curso está diseñado para aprender a tratar desajustes energéticos (almas desencarnadas, ataques psíquicos, influencias mentales externas -desde envidias, celos, emociones negativas enviadas a tu persona, juicios/críticas; hasta trabajos y/o rituales de magia negra-, mal de ojo, limpieza del campo aurico, protección energética); y sobretodo a elevar tu frecuencia vibratoria, con las Flores de Saint Germain.

Pueden beneficiarse de estos conocimientos todas aquellas personas que sientan la necesidad de atender estos temas, que por un motivo u otro estén expuestos a densidades que les puedan estar afectando. Por ej.:
  • personas que trabajan de cara al publico (vendedores, peluqueras/os, esteticiens), 
  • en geriátricos u hospitales, 
  • Terapeutas (masajistas, psicólogos, fisioterapeutas, médicos, reikistas), 
  • Profesores, Maestros, 
  • o que trabajan en grandes superficies donde el contacto con otras personas es mayor, etc.

También a nivel de relaciones (familiares, pareja, amistad, laborales) estén sintiendo como les afecta el encuentro con esas personas, sintiendo cansancio, falta de energía, confusión mental, ansiedad, tensión nerviosa, inseguridad, falta de autoestima, apatía, desmotivación, depresión, insomnio, "es como si no fuera Yo", etc.

Como terapeutas, en ocasiones vemos nuestro propio sistema energético afectado, al acompañar procesos de nuestros pacientes/clientes y las esencias florales de Saint Germain nos aportan los recursos idóneos, para resolver eficazmente estas distorsiones. 

Lugar: Tu Rincón de Luz - www.turincondeluz.com -
Carrer de la Mare de Deu de Montserrat 9, Entlo. 1º
Hospitalet de Llobregat, CP 08901 Barcelona

Imparte: Mónica Damboriano: 

Día y Hora: Sábado 11 de Noviembre 2017, 10:30 hrs.
Duración 2 horas.
Aportación: 50€ + 10€ en concepto de reserva de plaza

Se entrega diploma y material con la información completa del curso en un pendrive. Y audio con meditación guiada de conexión a Tierra y con la Fuente.
Para formalizar tu reserva solicita el full de inscripción a monicadamboriano@hotmail.com o 619176851

Las plazas son limitadas e irán por orden de inscripción.

COMO ELEVAR NUESTRA FRECUENCIA VIBRATORIA?...

 Aseguremonos de estar conectados a tierra. También que nuestra conexión con El Universo, La Fuente, El Creador, Dios (como cada uno lo conciba) esté fuerte y fluida, que ese tubo de luz este realmente conectado con el cielo y con la tierra, lleno de LUZ PURA blanca brillante.

 Aceptemos nuestras "sombras -oscuridades" (miedos, rabia, angustia, culpa, todas las emociones discordantes, creencias limitantes -"no puedo, no soy capaz, no se.. "- , bloqueos y conflictos internos, etc. Y equilibremos nuestro sentir con la preciosa LUZ y AMOR que SOMOS. Donde está eso?, en TU INTERIOR. 
Buscamos fuera lo que tenemos dentro. Lo sabemos, pero no obramos según nuestra sabiduría innata. No paramos a escucharnos. Para ver lo que ocurre en nuestro interior. Y para oír lo que nos decimos y pedimos. 
Y a qué estamos esperando???

Nos enseñaron que SER EGOÍSTA es malo, y nos fuimos al otro extremo del concepto. Y para no ser egoísta, me desatiendo por completo. Y antepongo a los demás, antes que a mi mismo y espero... que alguien venga a ocuparse de mi. Y eso no pasa. Con lo que nos sentimos no queridos, no merecedores, no vistos, no valorados, etc... 
Es momento de reaccionar. De despertar nuestros potenciales, de tomar conciencia, y de actuar. Yo soy el único responsable de la vida que he creado. Yo tengo el poder para cambiar y transformar todo aquello que no me hace bien o no me gusta de mí mismo y de las circunstancias que me rodean. Para ello he de parar. Reflexionar. Observarme, sentirme, escucharme (no la mente). Esa es la que se perdió, porque nadie la ha Guiado -me refiero a Ti Mismo-. Escuchar tu voz interior. Y esa solo la podemos escuchar cuando estamos en calma. Tenemos que priorizarnos, pasar tiempo con nosotros mismos. Y liberarnos. Dejar asomar nuestro verdadero Ser, nuestra Esencia, nuestro Yo Soy, que no es ni más ni menos que Dios en mi. 
Sólo os digo que a eso hemos venido. Y que VALE LA PENA.

 Aquietate, serenate, busca momentos para estar contigo y observate. No te pongas más excusas. Conecta con tu interior y expande tu LUZ. 
Recuerda es fácil, aunque tú mente te diga lo contrario.

 Desconecta de noticieros (radio, televisión, internet), ello solo contribuye a crear miedo y separación. No es el camino ahora. (que no se mal entienda: hablo de integrar nuestras luces y nuestras sombras, aceptarlas en vez de rechazarlas. Si están en mi, me pertenecen). "Como es adentro es afuera"... Lo que ocurre fuera nuestro (a nuestro alrededor) es una proyección de nuestro interior. Tu eres el proyector y los otros y las circunstancias que te rodean la película que ves en ello. Hacen de pantalla de cine.
Escucha tu propia verdad, en medio de tu pecho. Ese no te miente.

 Date duchas o baños de sal cuando te sientas "cargado" y pon intención pura de limpiar y poner orden en todos tus cuerpos.

 Conecta con tu Yo Superior diariamente. Especialmente al ir a dormir. En ese momento pide SOLO para Ti Mismo. Durante el día, si puedes hacerlo, por y para otros.

 Sólo tienes un momento para vivir. Y es ESTE. Lo sabes, más no vives según esta verdad/premisa. Saberlo no es suficiente...
Practica vivir en el ahora, sin más. Ahora TODO ESTÁ REALMENTE BIEN. Observarlo. Y comprende lo que significa. Luego juega a vivir en el momento presente. Relájate.

 Descansa. Escucha lo que te pide tu cuerpo y priorizate. Puede que necesites dormir un poco más o de distinta forma que antes... igual te despiertas a mitad de la noche y luego te faltan horas de sueño. Pues recuérdalo y, o bien te haces una siesta o te acuestas más temprano. Lo que mejor se adapte a tu rutina.

 Nutre tu cuerpo, y tu mente con todo aquello que te haga sentir bien, que te haga reir. RIE MUCHO. Te sobran motivos, basta que mires a tu alrededor y tomes conciencia de lo lleno que esta tu vaso. Se te olvida mirar alli y eso es como hacerse trampa.

 Respira.

 Agradece por todo lo que hay en tu vida.

Está en tus manos. Puedes con ello si quieres y así lo eliges. Encuentra el 💎 que eres y disfruta tu vida. Hemos venido a Ser Felices, a aprender y disfrutar de la vida. 
AHORA.

Halla tu LUZ, halla tu PAZ

Un abrazo con mucho amor,
Mónica


EL MIEDO AL CAMBIO

que_cambien_los_demas-1

Por Borja Vilaseca
Tenemos tanto miedo al cambio, que muchos nos aferramos a mecanismos de defensa como el autoengaño, la resignación, la arrogancia o la pereza para no cuestionar las creencias con las que hemos creado nuestra identidad.
Cuenta una historia que el joven rey de un imperio lejano se cayó un día de su caballo y se rompió las dos piernas. A pesar de contar con los mejores médicos, ninguno consiguió devolverle la movilidad. No le quedó más remedio que caminar con muletas. Debido a su personalidad orgullosa, mandó publicar un decreto por el cual se obligaba a todos los habitantes a llevar muletas. Del día a la noche, todo el mundo comenzó a arrastrarse –en contra de su voluntad– con el apoyo de dos palos de madera. Las pocas personas que se rebelaron fueron arrestadas y condenadas a muerte. Desde entonces, las madres fueron enseñando a sus hijos a caminar con la ayuda de muletas en cuanto comenzaban a dar sus primeros pasos.
Y dado que el monarca tuvo una vida muy longeva, muchos habitantes desaparecieron llevándose consigo el recuerdo de los tiempos en que se andaba sobre las dos piernas. Años más tarde, cuando el rey finalmente falleció, los ancianos que todavía seguían vivos intentaron abandonar sus muletas, pero sus huesos, frágiles y fatigados, se lo impidieron. Acompañados por sus inseparables muletas, en ocasiones trataban de contarles a los más jóvenes que años atrás la gente solía caminar sin la necesidad de utilizar ningún soporte de madera. Sin embargo, los chicos solían reírse de ellos.
Movido por su curiosidad, en una ocasión un joven intentó caminar por su propio pie, tal y como los ancianos le habían contado. Al caerse al suelo constantemente, pronto se convirtió en el hazmerreír de todo el reino. Sin embargo, poco a poco fue fortaleciendo sus entumecidas piernas, ganando agilidad y solidez, lo que le permitió dar varios pasos seguidos. Curiosamente, su conducta empezó a desagradar al resto de habitantes. Al verlo pasear por la plaza, la gente dejó de dirigirle la palabra. Y el día que el joven –ya recuperado– comenzó a correr y a saltar, ya nadie lo dudó; todos creyeron que se había desquiciado por completo… En aquel reino, donde todo el mundo sigue llevando una vida limitada caminando con la ayuda de muletas, al joven se le recuerda como “el loco que caminaba sobre sus dos piernas”.
LA INFLUENCIA DE LA SOCIEDAD
“Sé obediente. Estudia. Trabaja. Cásate. Ten hijos. Hipotécate. Mira la tele. Pide préstamos. Compra muchas cosas. Y sobre todo, no cuestiones jamás lo que te han dicho que tienes que hacer.”
(George Carlin)
No hay nadie a quien culpar. Pero lo cierto es que desde el día en que nacemos se nos adoctrina para que nos convirtamos en empleados sumisos y consumidores voraces, perpetuando el funcionamiento insostenible del sistema. Así es como, al entrar en la edad adulta, seguimos la ancha avenida por la que transita la mayoría, olvidándonos por completo de seguirnos a nosotros mismos, a nuestra voz interior. Por el camino nos desconectamos de nuestra verdadera esencia –de nuestros valores y principios más profundos–, construyendo una personalidad adaptada a lo que nuestro entorno más cercano espera de nosotros.
Si bien la sociedad y la tradición ejercen una poderosa influencia sobre cada uno de nosotros, en última instancia somos libres para tomar decisiones con las que construir nuestro propio sendero en la vida. Es una simple cuestión de asumir nuestra parte de responsabilidad. Sin embargo, tomar las riendas de nuestra existencia nos confronta con nuestro miedo a la libertad. De ahí que si parece que nada se transforma es porque –en primer lugar– la mayoría de nosotros nos resistimos a cambiar.
Prueba de ello es que tendemos a ridiculizar e incluso oponernos fieramente a procesos y herramientas –como el autoconocimiento y el desarrollo personal– orientados a cambiar nuestra mentalidad. Más que nada porque dicha actitud implicaría dar el primer paso hacia una dirección aterradora: cuestionarnos a nosotros mismos. Es decir, al sistema de creencias con el que hemos creado nuestro falso concepto de identidad.
LOS SIETE ENEMIGOS DEL CAMBIO
“Formamos parte de una sociedad tan enferma que a los que quieren sanar se les llama raros y a los que están sanos se les tacha de locos.
(Jiddu Krishnamurti)
Al obedecer las directrices determinadas por la mayoría, hacemos todo lo posible para no salirnos del camino trillado, rechazando sistemáticamente ideas nuevas, diferentes y desconocidas. No nos gusta cambiar porque a menudo lo hemos hecho cuando no nos ha quedado más remedio. Por eso lo solemos asociar con la frustración y la vergüenza que conlleva sentir que nos hemos equivocado. O peor aún: que hemos fracasado. De ahí las tan pronunciadas sentencias: “¡Yo soy así y no pienso cambiar!” “¡Los que tienen que cambiar son los demás!”
Tanto es así, que existen siete mecanismos de defensa cuya función es la de garantizar la parálisis psicológica de la sociedad. En esencia, representan las principales motivaciones subyacentes de todas aquellas excusas que nos contamos a nosotros mismos para no cambiar. Estos mecanismos psíquicos nos llevan a tomar decisiones y a adoptar actitudes y comportamientos que van en contra de nuestro bienestar. O más concretamente, en contra de la posibilidad real de promover un cambio constructivo en nuestra manera de ver, entender y disfrutar de la vida.
El primer mecanismo de defensa es el miedo. Sin duda alguna, el más utilizado por el statu quo como elemento de control social. Cuanto más temor e inseguridad experimentamos los individuos, más deseamos que nos protejan el estado y las instituciones que lo sustentan. Basta con bombardear a la población con noticias y mensajes con una profunda carga negativa y pesimista. Sobre todo porque está demostrado que estos se instalan en algún oscuro rincón de nuestro inconsciente, alimentando así a nuestro instinto de supervivencia. Además, cuando vivimos con miedo nos sentimos mucho más vulnerables y amenazados. Y al buscar todo tipo de seguridades y certezas, cerramos las puertas de nuestra mente y nuestro corazón a lo nuevo y lo desconocido.
AUTOENGAÑO Y NARCOTIZACIÓN
“Nadie es más esclavo que quien falsamente cree ser libre.”
(Johann W. Goethe)
Dado que el cambio es el mayor enemigo del miedo, enseguida aparece en escena el autoengaño. Es decir, mentirnos a nosotros mismos –por supuesto sin que nos demos cuenta– para no tener que enfrentarnos a los temores e inseguridades inherentes a cualquier proceso de transformación. Para lograrlo, basta con mirar constantemente hacia otro lado, tratando de no pensar ni hablar sobre aquellos temas y asuntos que puedan incomodarnos.
Por esta razón, el autoengaño suele dar lugar a la narcotización. Y aquí todo depende de los gustos, preferencias y adicciones de cada uno. Lo cierto es que la sociedad contemporánea promueve infinitas formas de entretenimiento, que nos permiten evadirnos de nuestros pensamientos, emociones y estados de ánimo las 24 horas del día. Así es como intentamos sepultar nuestra latente crisis existencial. Dado que en general huimos permanentemente de nosotros mismos, lo más común es encontrarnos con personas que –al igual que nosotros– no van hacia ninguna parte.
Con el tiempo, esta falta de propósito y de sentido suele generar la aparición de la resignación. Cansados físicamente y agotados mentalmente, decidimos conformarnos, sentenciando en nuestro fuero interno que “la vida que llevamos es la única posible”. Es entonces cuando asumimos definitivamente el papel de víctimas frente a nuestras circunstancias y, por consiguiente, frente a la vida. Esta es la razón por la que solemos culpar a los demás y a nuestras circunstancias por todo aquello que no nos gusta acerca de nosotros y de nuestra vida.
ARROGANCIA Y CINISMO
“Ninguna persona cambia hasta que su situación deviene insoportable.”
(José Antonio Marina)
Puesto que el victimismo se sostiene sobre un sistema de creencias erróneo y limitante, en caso de sentirnos cuestionados solemos defendernos impulsivamente por medio de la arrogancia, muchas veces disfrazada de escepticismo. Esta es la razón por la que solemos ponernos a la defensiva frente a aquellas personas que piensan de forma diferente a nosotros, insinuándonos que el cambio todavía es posible. Al mostrarnos soberbios e incluso prepotentes, lo que intentamos es preservar nuestra identidad rígida y estática, de manera que no nos veamos obligados a cambiar.
En el caso de que sigamos posponiendo lo inevitable, la arrogancia suele mutar hasta convertirse en cinismo. Sobre todo tal y como se entiende hoy en día. Es decir, como la máscara con la que ocultamos nuestras frustraciones y desilusiones, y bajo la que nos protegemos de la insatisfacción que nos causa llevar una vida de segunda mano, completamente prefabricada. Tal es la falsedad de los cínicos, que suelen afirmar que “no creen en nada”, poniendo de manifiesto que en realidad no creen en sí mismos.
Por último, existe un séptimo mecanismo de defensa: la pereza. Y aquí no nos referimos a la definición actual, sino al significado original que nos revela su raíz etimológica. Así, la palabra “pereza” procede del griego acedia, que quiere decir “tristeza de ánimo de quién no hace con su vida aquello que intuye o sabe que podría realizar”. No importa la edad que tengamos. Ni lo desoladoras o adversas que sean nuestras circunstancias actuales. Estamos a un solo pensamiento de dar el primer paso. Nadie dijo que fuera un proceso fácil. Pero para empezar a vivir nuestra propia vida –y no la de otros– el cambio es sin duda nuestro mejor aliado.
Artículo publicado por Borja Vilaseca en El País Semanal el pasado domingo 15 de julio de 2012.

TUS MIEDOS Y EL DESORDEN RELACIONADOS



"¿Sabías que el desorden, sin importar en qué parte de la casa esté, está asociado a diferentes miedos?

Bueno, pues hoy descubrirás cuáles son los tuyos en base al lugar de la casa en el que tengas desorden.

El lugar en el que acumules cosas, refleja el conflicto que hay en tu vida. ¿Cuál es el tuyo?

Se dice que el armario refleja cómo te encuentras emocionalmente.

Si éste está desordenado, quiere decir que existen conflictos emocionales, yque una vez lo organices, tus conflictos internos se calmarán.

¿Has conservado objetos rotos o dañados por largo tiempo pensando en repararlos algún día? Simbolizan promesas y sueños rotos.

Si tienes desorden en tu cuarto/dormitorio significa que eres una persona que deja las cosas inconclusas, y que tienes dificultad para tener una pareja o trabajo estable.

El desorden en la entrada de la casa se interpreta como miedo a relacionarse con otras personas.

Si el acumulamiento está en la cocina, es señal de resentimiento o de fragilidad sentimental.

Si eres desordenado en tu escritorio o área de trabajo, habla de frustración, miedo y necesidad de controlar las situaciones.

Si sueles tirar todo detrás de las puertas, quiere decir que tienes miedo a no ser aceptado por los demás.

Si eres de los que deja todo debajo de los muebles, quiere decir que le das mucha importancia al qué dirán y eso te está consumiendo mentalmente.

Acumulas cosas viejas e inservibles, estás viviendo en el pasado y no podrás avanzar, tienes miedo a lo nuevo.

Si toda tu casa es un desorden, entonces hablamos de coraje, enojo, desidia y apatía hacia todos los aspectos de la vida.

Si el desorden se encuentra en la sala, tienes temor al rechazo social.

Lo importante es hacer una limpieza a conciencia, es decir, sólo conservar lo que verdaderamente se usa y lo demás tirarlo. Ordenar alivia a una mente atormentada, inténtalo.

Aconsejamos que consulte siempre a su medico y que se realice controles mensuales si su salud lo necesita."


Por angelescastell

FLORES DE BACH EN HOSPITALET DE LLOBREGAT CENTRO


Las FLORES DE BACH están preparadas a base de 38 plantas y flores,  ideadas por el Dr. Edward Bach, para tratar sentimientos diferentes. Ayudan a afrontar las exigencias emocionales de la vida cotidiana, que afectan el día a día. Estos productos son sencillos de utilizar y son indicados para toda la familia. El efecto en niños, plantas y animales es inmediato; en jóvenes, adultos y adultos mayores el tiempo (de tratamiento) depende del motivo de consulta y de cuan rígidos sean los mecanismos de defensa...

Actúan estimulando la propia capacidad del cuerpo de equilibrarse a sí mismo, descargando los posibles sentimientos negativos y ayudándote a tomar las riendas, a sentirte contento contigo mismo y a sacar más partido de su vida. "Las esencias florales actúan a nivel energético, nos fortalecen para poder desarrollar nuestras cualidades, son facilitadores para el crecimiento personal. No combaten la enfermedad , o el síntoma como tal a nivel fìsico, (como lo hacen los antibióticos ante una infección en la medicina tradicional)  sino que al fortalecer nuestras cualidades,  y desalhojar nuestros defectos, características o emociones que no hemos podido resolver  a nivel energético, harán que a nivel físico mejoren y hasta desaparezcan las manifestaciones físicas y los desequilibrios emocionales”.



Según el Dr. Bach las personas pueden clasificarse en grupos emocionales y en estados anímicos negativos tales como:

*   MIEDOS  -  FOBIAS  -  ATAQUES DE PANICO  -  OBSESIONES - ANSIEDAD
*  INCERTIDUMBRE  -  INSEGURIDAD  -  INESTABILIDAD
*  SENTIMIENTOS DE SOLEDAD  -  AISLAMIENTO - DEPRESIONES
*  DESINTERES POR EL PRESENTE  -  FALTA DE ATENCIÓN (DISTRACCIÓN)
*  HIPERSENCIBILIDAD A LAS INFLUENCIAS  E  IDEAS  EXTERNAS 
    (PROBLEMAS DE AUTOESTIMA)
*  DESALIENTO Y DESESPERACIÓN - ESTRESS
*  PREOCUPACIÓN EXCESIVA POR LOS DEMAS
*  VINCULOS INADECUADOS CON LA FIGURA MATERNA Y/O PATERNA
*  DISFUNCIONES SEXUALES
*  SHOCK, SITUACIONES DIFICILIES, ESTRESANTES Y DRAMATICAS (ANTE
    EXAMENES, CAMBIOS, NUEVAS EXPERIENCIAS E INESPERADAS, etc.),
  
Estos se pueden tratar con los compuestos florales, preparados en forma personalizada por tu Terapeuta.
  
“Una mente sana, asegura un cuerpo sano”
  Dr. Bach

LA BASE DE UN CEREBRO SANO ES LA BONDAD




"Defender la alegría como un principio... defender la alegría como una bandera... defender la alegría como un destino... defender la alegría como una certeza... defender la alegría como un derecho" (Mario Benedetti)

Entrevista de Ima Sanchís a Richard Davidson, doctor en Neuropsicología, investigador en neurociencia afectiva:

Nací en Nueva York y vivo en Madison (Wisconsin), donde soy profesor de Psicología y Psiquiatría en la universidad. La política debe basarse en lo que nos une, sólo así podremos reducir el sufrimiento en el mundo. Creo en la amabilidad, en la ternura y en la bondad, pero debemos entrenarnos en ello.

Yo investigaba los mecanismos cerebrales implicados en la depresión y en la ansiedad.

...Y acabó fundando el Centro de Investigación de Mentes Saludables.
Cuando estaba en mi segundo año en Harvard se cruzó en mi camino la meditación y me fui a la India a investigar cómo entrenar mi mente. Obviamente mis profesores me dijeron que estaba loco, pero aquel viaje marcó mi futuro.

...Así empiezan las grandes historias.
Descubrí que una mente en calma puede producir bienestar en cualquier tipo de situación. Y cuando desde la neurociencia me dediqué a investigar las bases de las emociones, me sorprendió ver cómo las estructuras del cerebro pueden cambiar en tan sólo dos horas.

¡En dos horas!
Hoy podemos medirlo con precisión. Llevamos a meditadores al laboratorio; y antes y después de meditar les tomamos una muestra de sangre para analizar la expresión de los genes.

¿Y la expresión de los genes cambia?
Sí, y vemos como en las zonas en las que había inflamación o tendencia a ella, esta des­ciende abruptamente. Fueron descubrimientos muy útiles para tratar la depresión. Pero en 1992 ­conocí al Dalái Lama y mi vida cambió.

TERNURA

Un hombre muy nutridor.
“Admiro vuestro trabajo, me dijo, pero considero que estáis muy centrados en el estrés, la ansiedad y la depresión; ¿no te has planteado enfocar tus estudios neurocientíficos en la amabilidad, la ternura y la compasión?”

Un enfoque sutil y radicalmente distinto.
Le hice la promesa al Dalái Lama de que haría todo lo posible para que la amabilidad, la ternura y la compasión estuvieran en el centro de la investigación. Palabras jamás nombradas en ningún estudio científico.

AMABILIDAD
¿Qué ha descubierto?
Que hay una diferencia sustancial entre empatía y compasión. La empatía es la capacidad de sentir lo que sienten los demás. La compasión es un estadio superior, es tener el compromiso y las herramientas para aliviar el sufrimiento.

¿Y qué tiene que ver eso con el cerebro?
Los circuitos neurológicos que llevan a la empatía o a la compasión son diferentes.

COMPASION

¿Y la ternura?
Forma parte del circuito de la compasión. Una de las cosas más importantes que he descubierto sobre la amabilidad y la ternura es que se pueden entrenar a cualquier edad. Los estudios nos dicen que estimulando la ternura en niños y adolescentes mejoran sus resultados académicos, su bienestar emocional y su salud.

¿Y cómo se entrena?
Les hacemos llevar a su mente a una persona próxima a la que aman, revivir una época en la que esta sufrió y cultivar la aspiración de librarla de ese sufrimiento. Luego ampliamos el foco a personas que no les importan y finalmente a aquellas que les irritan. Estos ejercicios reducen sustancialmente el bullying en las escuelas.

AMABILIDAD

De meditar a actuar hay un trecho.
Una de las cosas más interesantes que he visto en los circuitos neuronales de la compasión es que la zona motora del cerebro se activa: la compasión te capacita para moverte, para aliviar el sufrimiento.

Ahora quiere implementar en el mundo el programa Healthy minds (mentes sanas).
Fue otro de los retos que me lanzó el Dalái Lama, y hemos diseñado una plataforma mundial para diseminarlo. El programa tiene cuatro pilares: la atención; el cuidado y la conexión con los otros; la apreciación de ser una persona saludable (encerrarse en los propios sentimientos y pensamientos es causa de depresión)...

COMPASION

...Hay que estar abierto y expuesto.
Sí. Y por último tener un propósito en la vida, algo que está intrínsecamente relacionado con el bienestar. He visto que la base de un cerebro sano es la bondad, y la entrenamos en un entorno científico, algo que no se había hecho nunca.

¿Cómo se puede aplicar a nivel global?
A través de distintos sectores: educación, sanidad, gobiernos, empresas internacionales...

AMABILIDAD

¿A través de los que han potenciado este mundo oprimido en el que vivimos?
Tiene razón, por eso soy miembro del consejo del Foro Económico Mundial de Davos, para convencer a los líderes de que hay que hacer accesible lo que sabe la ciencia sobre el bienestar.

¿Y cómo les convence?
Mediante pruebas científicas. Les expongo, por ejemplo, una investigación que hemos realizado en distintas culturas: si interactúas con un bebé de seis meses a través de dos marionetas, una que se comporta de forma egoísta y otra amable y generosa, el 99% de los niños prefieren el muñeco cooperativo.

COMPASION

Cooperación y amabilidad son innatas.
Sí, pero frágiles, si no se cultivan se pierden, por eso yo, que viajo muchísimo (una fuente de estrés), aprovecho los aeropuertos para enviar mentalmente a la gente con la que me cruzo buenos deseos, y eso cambia la calidad de la experiencia. El cerebro del otro lo percibe.

Apenas un segundo para seguir en lo suyo.
La vida son sólo secuencias de momentos. Si encadenas esas secuencias, la vida cambia.

El mindfulness es hoy un negocio.
Cultivar la amabilidad es mucho más efectivo que centrarse en uno mismo. Son circuitos cerebrales distintos. A mí no me interesa la meditación en sí misma sino cómo acceder a los circuitos neuronales para cambiar tu día a día, y sabemos cómo hacerlo.


CURSO INICIACION EN EL SEGUNDO NIVEL DE REIKI USUI SHIKI RYOHO HOSPITALET DE LLOBREGAT BARCELONA


Este nivel es conocido como el nivel mental (la transformación).
 
Se hacen las iniciaciones de tres símbolos sagrados que intensifican el efecto del primer nivel. El primero es energético, el segundo mental, y el tercer símbolo nos transporta al pasado o al futuro. Por tal motivo, los Reikistas de segundo nivel son transmisores de energía a través del tiempo y del espacio, mental y emocionalmente. Los símbolos de este nivel permiten sanar a los que no están presentes físicamente y poder enviar Reiki para armonizar situaciones de nuestro pasado o nuestro futuro, también limpiar espacios determinados y apoyar proyectos. 
El Segundo Nivel acentúa la energía en los niveles mental y emocional complementando la energía del cuerpo físico recibida en el Primer Nivel. 
Al Iniciado del Nivel II se lo denomina “Portador de la Luz”.

El dia y la hora lo pones tu, necesitarás 3-4 horas (una mañana o una tarde) 


Puedes iniciarte de forma personalizada cuando a ti te vaya bien (el precio es el mismo para iniciación grupal o individual)



Programa del curso II Nivel
  • Revisión del Primer Nivel
  • Enseñanza, aplicación, como dibujar los 3 símbolos
  • Meditación
  • Reiki a distancia
  • Protección, limpieza y armonización del hogar, casas, empresas, etc.
  • Barrido de energía 
  • Ética del Reiki
  • Práctica
  • Incluye Carpeta y Diploma

Teléfono de contacto: 619176851





CUENTO: LUCHA ENTRE DOS LOBOS

Un viejo cacique de una tribu estaba teniendo una charla con sus nietos acerca de la vida.

Él les dijo:
"¡Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí!... ¡es entre dos lobos!


"Uno de los lobos es maldad, temor, ira, envidia, dolor, rencor avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, egolatría, competencia, superioridad.

"El otro es Bondad, Alegría, Paz, Amor, Esperanza, Serenidad, Humildad, Dulzura, Generosidad, Benevolencia, Amistad, Empatía, Verdad, Compasión y Fe.

Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro de todos los seres de la tierra.

Lo pensaron por un minuto y uno de los niños le preguntó a su abuelo:

"¿Y cuál de los lobos crees que ganará?"

El viejo cacique respondió, simplemente...


"El que alimentes."